.

Advertencia

La verdad yo no uso cookies pero es probable que además de google otras páginas web que publican aquí o en los anuncios las usen. Las cookies ayudan a personalizar el contenido de las páginas Web, medir el desempeño y proporcionarte una experiencia mejor, más rápida y segura en este lugar. Al usar visitar esta página estás aceptando la Política de Cookies de quienes los usan.

Aprovecha las energías de la Luna llena de Tauro. Es Wesak. .


..
Se celebra el festival de Vaisakh (Wesak) en Luna Llena de la generación Tauro, moviendo energías de amor y compasión en todo el Mundo.  Aquellos que han avanzado en el entendimiento de las energías y de la Unidad puedes recibir este día mensajes para transmitir a otros durante Luna llena de Géminis de forma que se manifiesten desde la generación Cáncer en adelante.   

Puedes participar en tan magno evento realizando unos 20 minutos antes del plenilunio y hasta minutos después una meditación en la que honres  a  los maestros que alcanzaron la iluminación  y nos dejaron un mensaje para ayudar a que nosotros también lo hagamos, en especial a Sidharta y a Jesús.  La Luz del Buda se funde con la del Cristo y nos dice que todos somos Uno. 

Para contribuir con el movimiento de las energías positivas y para beneficiarte de ellas la recomendación es, además, repetir cada hora La Gran Invocación desde el jueves 21 y hasta el sábado 23.   Repitiendo La Gran Invocación colaboraremos a crear y alimentar una gran corriente de energía que inundará los corazones de los hombres, iluminará sus mentes y puede hacer milagros.

Comparto a continuación la meditación sugerida para el momento de la fase.  La practico todos los años y siempre me parece una experiencia inefable.  

Inicia la meditación con cinco minutos de serenidad, prestando atención a tu respiración luego repite en tu mente (o escucha la grabación)  y realiza la visualización tomando en cuenta que la ambientación debe ser a la hora de la fase en Los Himalaya: 

Estoy en un pequeño valle del Tibet, en Los Himalayas, a una altura bastante elevada, rodeado por montañas excepto hacia el noreste, donde veo una estrecha abertura. El valle tiene forma de botella con el cuello hacia el noreste, abriéndose hacia el sur. En el extremo norte cerca de la abertura hay una gran roca plana. No hay árboles ni arbustos en el valle, está cubierto de una alfombra de pasto duro. Las laderas de las montañas se encuentran tachonadas de árboles, todo está iluminado con antorchas.

Comienzan a llegar peregrinos, hombres santos y lamas que se acercan ocupando la parte sur y central, dejando el extremo noreste relativamente libre. Allí se congrega un grupo de Grandes Seres que son en la Tierra, los custodios del Plan de Dios para nuestro planeta y para la humanidad. Con su sabiduría, amor y conocimiento forman una muralla protectora para nuestra raza, tratando de guiarnos de la oscuridad a la luz, de lo irreal a lo real, y de la muerte a la inmortalidad. Este grupo de conocedores de la divinidad, se sitúa en el confín del valle en círculos concéntricos, de acuerdo al grado de desarrollo iniciático, preparándose para un gran Acto de Servicio.

Delante de la roca mirando hacia el noreste, se hallan en niveles etéricos, esos Seres denominados "los Tres Grandes Señores": el Cristo, que se sitúa en el centro; el Señor de las formas vivientes, Manú, que se sitúa a la derecha; y el Señor de la Civilización, el Maestro Rakoczi, que se halla a su izquierda. Sobre la roca descansa un cuenco de cristal lleno de agua.

Detrás del grupo de Maestros, estamos nosotros, adeptos, iniciados y trabajadores avanzados en el Plan de Dios.   Algunos están presentes en cuerpo físico y llegan por medios comunes, otros nos hallamos presentes en nuestros cuerpos espirituales y en estado de sueño o meditación profunda.


Se acerca el momento de la Luna Llena, se hace silencio y todos miramos hacia el noreste. A una señal dada, los Grandes Seres forman tres círculos concéntricos y empiezan a cantar. Cuando el cántico se ahonda y cobra más ritmo, los Visitantes etéricos se materializan y una figura gloriosa se torna visible en el centro de los círculos. Es el Señor Maitreya también llamado Bodhisattva, Cristo, Señor de la Paz y del Amor; es el Maestro de todos los Maestros que forman la Jerarquía planetaria para llevar a cabo la finalidad divina de este planeta.

El Cristo aparece vestido con un manto blanco puro, su cabello le cae por los hombros en ondas. Tiene el Cetro de Poder en Su mano, se lo dió el Anciano de los Días para esta ocasión.  En cada extremo del Cetro de Poder hay una gran empuñadura de diamante que irradia un aura azul y anaranjada de gran belleza. Los Iniciados que están en los tres círculos lo enfrentan en el centro, y cuando Él se torna más visible, todos Ellos se inclinan y cantan un mántra de salutación y afirmación. 

Om Maitreya Maitreya Majá Maitreya Ariá Maitreya Sojá
Om Maitreya Maitreya Majá Maitreya Ariá Maitreya Sojá
Om Maitreya Maitreya Majá Maitreya Ariá Maitreya Sojá

Luego, los círculos se convierten en un círculo solo y una cruz, en cuyo centro está el Cristo. Aquí nuevamente el cántico conmueve los corazones y las almas de los presentes, y descienden más alegría, paz y bendición sobre todos nosotros. 

Om Maitreya Maitreya Majá Maitreya Ariá Maitreya Sojá
Om Maitreya Maitreya Majá Maitreya Ariá Maitreya Sojá
Om Maitreya Maitreya Majá Maitreya Ariá Maitreya Sojá

Veo un triángulo dentro del círculo, en cuyo ápice está el Cristo. Está de pie cerca de la peña y coloca el Cetro de Poder sobre ella. En la peña el cuenco de cristal se ve con ornamentaciones doradas y, guirnaldas de flores de loto, cubren la roca y cuelgan de los rincones.

 Después Ellos realizan otro movimiento que es un triángulo con tres óvalos que se entrelazan en el centro del mismo, donde está el Cristo. El movimiento siguiente es una estrella de seis puntas y luego la estrella del Cristo: el pentagrama o estrella de cinco puntas. Aquí el Cristo está en el ápice cerca de la peña; a su derecha el Manú, a su izquierda el Maestro Rakoczi, un Gran Ser en el centro y otros dos Grandes en las puntas inferiores de la estrella.

Están presentes los regentes de todos los tipos de energía: los Maestros Morya, Koot Humi, el Veneciano, Serapis, Hilarión, Jesús e Iniciados, discípulos y aspirantes espirituales; y aquí el cántico crea gran tensión en todos nosotros y Cristo tomando el Cetro de Poder de la peña, lo levanta y dice:

" -- Presto, Señor, ven..." 

Luego, pone nuevamente su Cetro de Poder sobre la peña durante unos pocos momentos antes de la Luna Llena, y nuestros ojos se vuelven hacia la peña. La expectación aumenta y la tensión es mayor y crece constantemente. A través de nosotros parece sentirse un estímulo o vibración potente que tiene el efecto de despertar nuestras almas fusionando y unificando al grupo, elevando a todos y realizándose un gran acto de demanda, ansia y expectativa espiritual. Es la culminación de la aspiración del mundo que se halla enfocada en este grupo expectante.

Faltan pocos minutos antes de la hora exacta del Plenilunio, se divisa a lo lejos un pequeño punto de luz en el cielo, que al acercarse se va transformando en un nítida silueta, es la forma de Buda sentado en su clásica posición de loto, envuelto en Su manto color azafrán, bañado en luz y color. Su mano derecha levantada en bendición. Cuando él llega a un punto sobre la peña, Cristo entona La Gran Invocación, y todos los presentes caen postrados tocando la Tierra con sus frentes.



Desde el punto de Luz  en la mente de Dios,
afluye luz en la mente de los hombres
la Luz desciende a la Tierra.
Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios,
afluye amor al corazón de los hombres;
el Cristo retorna a la Tierra. 
Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida,
el propósito guía a las pequeñas voluntades de los  hombres;
el propósito que los maestros conocen y sirven. 
Desde el centro que llamamos la raza de los hombres,
se realiza el Plan de Amor y de Luz;
y sella la puerta donde se halla el mal.
La Luz, el Amor y el Poder restablecen el Plan en la Tierra.

Cristo, el gran celebrante, extiende Sus manos, toma el cuenco, lo alza sobre Su cabeza y luego lo pone de nuevo sobre la peña. Entonces, los Maestros cantan himnos sagrados y el Buda, el Gran Iluminado, después de bendecirnos desaparece lentamente en el espacio.

Nos ponemos de pie y recibimos gotas del agua bendita de las manos del Cristo. La Nueva Era está ya sobre nosotros, la Era de Acuario, la del "Portador de Agua". 

Después de la bendición cada cual retorna a su sitio, lentamente abro los ojos, es hora de despertar. 

Puedes grabar la meditación, buscar fotos del sitio para familiarizarte con el y ensayar las veces que consideres necesario de manera tal que la hora exacta de la fase coincida con el momento en que llega el Buda. 

Se trata de una visualización en la que puedes obtener respuestas a tus inquietudes o soluciones a tus situaciones por resolver. Para hacerla busca un sitio cómodo, prepara el ambiente como mas te guste con velas, incienso, donde sentarte y tenlo todo listo en armonía contigo y con el espacio.   

           Namaste
susana colucci
Soy @horoscopia en Twitter te invito a seguirme

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Estudia Astrología con Susana Colucci

Cursos de Astrología (Iniciación, Análisis y rectificación de Cartas Natales, Análisis de Horóscopos varios), avalado por el Nodo Venezolano de Pensamiento Complejo “Conexus Edgar Morin”, cual está adscrito al Rectorado de Universidad de los Andes. Si estás interesado en participar escríbeme a horoscopia2000@yahoo.es para conocer contenido, duración e inversión.